Just another WordPress.com site

Archivo para junio, 2011

¿De quién es el poema?

Luchando, cuerpo a cuerpo, con la muerte,
al borde del abismo, estoy clamando
a Dios. Y su silencio, retumbando,
ahoga mi voz en el vacío inerte.

Oh Dios. Si he de morir, quiero tenerte
despierto. Y, noche a noche, no sé cuándo
oirás mi voz. Oh Dios. Estoy hablando
solo. Arañando sombras para verte.

Alzo la mano, y tú me la cercenas.
Abro los ojos: me los sajas vivos.
Sed tengo, y sal se vuelven tus arenas.

Esto es ser hombre: horror a manos llenas.
Ser —y no ser— eternos, fugitivos.
¡Ángel con grandes alas de cadenas!

El poema anterior pertenece al escritor bilbaíno Blas de Otero, uno de los mayores representantes de la poesía social en España. No obstante, este poema entra dentro de lo que sería la etapa más existencial de Blas de otero. Concretamente, estamos ante un fragmento del poemario “Ancia”, que a su vez proviene de la fusión de otros dos: “Ángel fieramente humano” y “Redoble de conciencia”.

Podemos afirmar que se trata de un poema de su etapa existencialista, puesto que trata temas metafísicos o incluso religiosos como  el sentido de la vida y la muerte, plateados en forma de preguntas cargadas de angustia y dolor hacia un Dios, que parece no contestar. Esto último se manifiesta, gracias al lenguaje tenso y dramático del que el autor hace uso. Además, ese lenguaje, que aparenta ser sencillo, encierra una serie de imágenes oníricas, que se deben a la todavía presente influencia de la vanguardia en sus versos.

A simple vista podemos apreciar que se trata de un soneto, es decir, de una estrofa clásica muy característica de Blas de Otero. Para ser más exactos diremos que tenemos ante nosotros un soneto de arte mayor con rima consonante de forma ABBA-ABBA-CDC-CDC, en el que el autor revela su  pasión de manera muy original, mediante la intrusión de cortes abruptos (Ser —y no ser—).

Para finalizar, volver a destacar la faceta existencial del poema, en la cual el autor expresa toda la angustia sufrida durante la guerra civil española que queda plasmada de forma aparente. Por otro lado, cabe mencionar que Blas de Otero fue un autor muy prolífico y durante su vida paso por distintas etapas como la social y la  religiosa.

Anuncios

Nube de etiquetas