Just another WordPress.com site

Archivo para octubre, 2011

Mickey Mouse, estás knockout-eado

No vuelvo porque nunca me marché. He estado bastante tiempo sin poder escribir el blog, pero ha sido un tiempo aprovechado para otras cosas. Durante este verano estuve becado por la Oxford Summer Academy para estudiar cristalografía, probabilidad y estadística. Dicho sea esto, resulto una experiencia completamente nueva y que sin duda me ha aportado mucho a la hora de decidir mi futuro. Por ello estoy haciendo la solicitud de entrada a la universidad de Oxford para estudiar Matemáticas. Es un camino ciertamente difícil pero ya sabéis que me encantan los retos. Ahora aprovecho este puente de todos los santos traeros una noticia que leí hace poco en la revista MUY INTERESANTE.

MICKEY MOUSE, ESTÁS ‘KNOCKOUT’EADO

Hasta hace poco, sólo sabíamos que en el genoma, que componen los 25.000 genes que poseemos, se encontraba la información de nuestra herencia genética, pero desconocíamos cual era la función que desempeñaba de cada gen. Sin embargo, recientemente un grupo de científicos ha creado una técnica para descubrir dichas funciones, que hasta el momento parece ser la más eficaz, y por ello, han sido reconocidos con el premio Nobel de medicina 2007.

Su idea consiste en que creando un ratón “knockout” al que se le aísla un gen específico, podemos observar los cambios, tanto internos como externos, que sufre éste debidos a esa alteración de su ADN y de esta manera, saber que función posee dicho gen.

Esto ha supuesto un gran avance en la investigación en el campo de la genética y resulta ser más eficaz que métodos anteriores. En ellos se investigaba en bacterias, levaduras o insectos; puesto que, el coste económico, al usar animales mamíferos, era demasiado alto. Además, añadir que en este proceso se elige el gen que se desea estudiar, mientras que antes se utilizaban procesos de alteración del ADN (Ej: radiación), donde el gen era escogido aleatoriamente. Esta técnica del ratón knockout nos permite comprender y plantear posibles soluciones a enfermedades tan complejas como el cáncer o los problemas cardiovasculares, ya que podríamos determinar el gen causante, y consecuentemente defectuoso, y modificarlo. Esto se debe a que la aplicación de esta técnica permite extraer el gen y cambiar la secuencia del ADN. De este modo, combinándolo con células madre y introduciéndolo en el útero materno, lograríamos que más tarde nazca una cría con la mitad del material genético alterado y la otra mitad, original, es decir, con el de la madre.

Pero esto plantea una serie de desventajas: las posibles soluciones dadas a esas enfermedades no se darían en el afectado, sino que serían aplicables en su descendencia; puesto que, según el proceso del ratón knockout, quien nacería con el gen modificado es la cría y no la madre. Por otra parte, plantea un problema ético, debido a que muchos de los defensores de animales se oponen a la experimentación con animales. Además, cabe mencionar el riesgo de los experimentos que se realizan en animales, no tenga el mismo resultado en los humanos.

El proceso que utilizan los científicos para conocer la función de cada gen podemos compararlo al trabajo de un “relojero”. Imaginemos que en lugar de ser un ratón al que se le es extirpado un gen, se trata de un reloj al que le quitamos un engranaje. Es entonces cuando observamos que reloj no realiza su labor correctamente: se para, da la hora antes o se retrasa en cierta medida. De ahí podemos llegar a conocer cual era la función que desempeñaba dicho engranaje (gen) en el reloj (ratón) y en eso consiste el proceso de knockout.

Para concluir, decir que el knockout, seguramente, ha supuesto un gran paso para la genética y de seguir investigando como hasta ahora, en un futuro ya no muy lejano; tendrá múltiples aplicaciones en la medicina. Por ejemplo, seremos capaces de tratar aquellos trastornos hereditarios y enfermedades que hoy en día carecen de solución. Además, actualmente, este tipo de técnicas son utilizadas en otras disciplinas, como en la alimentación; donde a partir de procesos similares se crean los llamados alimentos transgénicos. Pero como ya se ha dicho, aún queda un largo camino por recorrer.

Nube de etiquetas