Just another WordPress.com site

Archivo para la Categoría "Uncategorized"

Mickey Mouse, estás knockout-eado

No vuelvo porque nunca me marché. He estado bastante tiempo sin poder escribir el blog, pero ha sido un tiempo aprovechado para otras cosas. Durante este verano estuve becado por la Oxford Summer Academy para estudiar cristalografía, probabilidad y estadística. Dicho sea esto, resulto una experiencia completamente nueva y que sin duda me ha aportado mucho a la hora de decidir mi futuro. Por ello estoy haciendo la solicitud de entrada a la universidad de Oxford para estudiar Matemáticas. Es un camino ciertamente difícil pero ya sabéis que me encantan los retos. Ahora aprovecho este puente de todos los santos traeros una noticia que leí hace poco en la revista MUY INTERESANTE.

MICKEY MOUSE, ESTÁS ‘KNOCKOUT’EADO

Hasta hace poco, sólo sabíamos que en el genoma, que componen los 25.000 genes que poseemos, se encontraba la información de nuestra herencia genética, pero desconocíamos cual era la función que desempeñaba de cada gen. Sin embargo, recientemente un grupo de científicos ha creado una técnica para descubrir dichas funciones, que hasta el momento parece ser la más eficaz, y por ello, han sido reconocidos con el premio Nobel de medicina 2007.

Su idea consiste en que creando un ratón “knockout” al que se le aísla un gen específico, podemos observar los cambios, tanto internos como externos, que sufre éste debidos a esa alteración de su ADN y de esta manera, saber que función posee dicho gen.

Esto ha supuesto un gran avance en la investigación en el campo de la genética y resulta ser más eficaz que métodos anteriores. En ellos se investigaba en bacterias, levaduras o insectos; puesto que, el coste económico, al usar animales mamíferos, era demasiado alto. Además, añadir que en este proceso se elige el gen que se desea estudiar, mientras que antes se utilizaban procesos de alteración del ADN (Ej: radiación), donde el gen era escogido aleatoriamente. Esta técnica del ratón knockout nos permite comprender y plantear posibles soluciones a enfermedades tan complejas como el cáncer o los problemas cardiovasculares, ya que podríamos determinar el gen causante, y consecuentemente defectuoso, y modificarlo. Esto se debe a que la aplicación de esta técnica permite extraer el gen y cambiar la secuencia del ADN. De este modo, combinándolo con células madre y introduciéndolo en el útero materno, lograríamos que más tarde nazca una cría con la mitad del material genético alterado y la otra mitad, original, es decir, con el de la madre.

Pero esto plantea una serie de desventajas: las posibles soluciones dadas a esas enfermedades no se darían en el afectado, sino que serían aplicables en su descendencia; puesto que, según el proceso del ratón knockout, quien nacería con el gen modificado es la cría y no la madre. Por otra parte, plantea un problema ético, debido a que muchos de los defensores de animales se oponen a la experimentación con animales. Además, cabe mencionar el riesgo de los experimentos que se realizan en animales, no tenga el mismo resultado en los humanos.

El proceso que utilizan los científicos para conocer la función de cada gen podemos compararlo al trabajo de un “relojero”. Imaginemos que en lugar de ser un ratón al que se le es extirpado un gen, se trata de un reloj al que le quitamos un engranaje. Es entonces cuando observamos que reloj no realiza su labor correctamente: se para, da la hora antes o se retrasa en cierta medida. De ahí podemos llegar a conocer cual era la función que desempeñaba dicho engranaje (gen) en el reloj (ratón) y en eso consiste el proceso de knockout.

Para concluir, decir que el knockout, seguramente, ha supuesto un gran paso para la genética y de seguir investigando como hasta ahora, en un futuro ya no muy lejano; tendrá múltiples aplicaciones en la medicina. Por ejemplo, seremos capaces de tratar aquellos trastornos hereditarios y enfermedades que hoy en día carecen de solución. Además, actualmente, este tipo de técnicas son utilizadas en otras disciplinas, como en la alimentación; donde a partir de procesos similares se crean los llamados alimentos transgénicos. Pero como ya se ha dicho, aún queda un largo camino por recorrer.

Anuncios

Gödel y su teorema

El austriaco Kurt Gödel fue un eminente matemático y uno de los lógicos más brillantes y ocurrentes del siglo XX. Entre otros trabajos, como sus teoremas sobre la completitud e incompletitud, Gödel causó un gran revuelo entre la comunidad científica de aquel entonces al publicar una supuesta demostración puramente formal de la existencia de Dios cuya extensión era inferior a un folio.

Durante su estancia en la universidad de Princeton, Gödel estableció una gran amistad con el físico alemán Albert Einstein. Acostumbraban a mantener conversaciones durante horas,

mientras paseaban por los verdes prados cercanos a la universidad. En ellas, abordaban todo tipo de temas desde temas puramente científicos, hasta la situación política de la época.

Desgraciadamente tras la muerte de Einstein, Gödel se volvió bastante reservado y se distanció del resto del mundo. Además, durante sus últimos años, sufrió una serie de crisis nerviosas e hipocondría. Finalmente, todo eso desembocó en una gran paranoia que acabó con su vida, puesto que murió de hambre al pensar que alguien quería envenenarle. Por suerte, Gödel pudo desarrollar el teorema que hoy lleva su nombre.

El teorema de Gödel, publicado en 1931, tuvo un efecto demoledor entre científicos, lógicos y filósofos. Éste implica que en todo sistema rigurosamente lógico, como las matemáticas, establecido a partir de unos axiomas (principios  irrefutables e indemostrables) existen ciertas cuestiones o problemas que no pueden probarse con los axiomas establecidos, siendo necesaria la incorporación de nuevos axiomas que dejen otras propuestas sin demostrar. Dicho de otra manera, las matemáticas están y estarán siempre incompletas.

El enunciado de este teorema contradecía lo supuesto por otros matemáticos contempo

ráneos como Russell y Hilbert. Este último llegó a sugerir como uno del los veintitrés problemas a resolver en el siglo la axiomatización total de la aritmética. Afortunadamente, las matemáticas no conocen fin y pronto se halló una “solución”a esta tesitura: en 1939 Turing creaba una máquina hipotética capaz de determinar si un problema era o no una de  esas cuestiones a las que Gödel se refería.

La razón por la que he elegido este tema como algo personal es porque a mí como forofo de las matemáticas me costó aceptar que éstas, la cuales hasta entonces adoraba por su objetividad y exactitud, no eran tan precisas como pensaba. Y digo que me costó porque hasta que no leí y entendí al completo la demostración del teorema no me lo pude creer.

El BOOM de la literatura hispano americana

El boom, el estallido, de la  literatura hispano americana surgió, finalmente, en la segunda mitad del siglo XX, en concreto, durante los años 60 y 70. La aparición de este fenómeno se debe a la publicación de una serie de obras de autores hispanos, que llamaron enormemente la atención mundial. Todos estos libros comparten ciertas características. Entre estas destacar que en todas las obras se refleja de una u otra manera la situación social de los países de América latina.

Quizás la corriente literaria que más se desarrolló con la aparición de este boom fue el realismo mágico, cuyo precursor fuera el crítico alemán Franz Roh. Este movimiento en sí mismo es una antítesis. En él, los autores tenían una tendencia a incluir en la trama elementos completamente ficticios con una gran naturalidad, presentando al lector una realidad alterada. De este modo, el lector pierde de forma inconsciente su concepción de lo real y lo imaginario dentro de la obra.

Un autor muy destacado de este movimiento es García Márquez, también llamado “Gago” con su obra más famosa y reconocida “Cien años de soledad” , gracias a la cual  ganó el premio Nobel de la literatura. En ella, el autor relata los días en un pueblo llamado Macondo, desde su fundación, hasta la destrucción del mismo. Durante la misma, se pueden apreciar una gran variedad de temas cotidianos, pero siempre con un toque de ficción camuflado entre sus líneas.

Para terminar os dejo con este video sobre “100 años de soledad”, en el que el propio García Márquez explica el contexto de la misma:

¿De quién es el poema?

Luchando, cuerpo a cuerpo, con la muerte,
al borde del abismo, estoy clamando
a Dios. Y su silencio, retumbando,
ahoga mi voz en el vacío inerte.

Oh Dios. Si he de morir, quiero tenerte
despierto. Y, noche a noche, no sé cuándo
oirás mi voz. Oh Dios. Estoy hablando
solo. Arañando sombras para verte.

Alzo la mano, y tú me la cercenas.
Abro los ojos: me los sajas vivos.
Sed tengo, y sal se vuelven tus arenas.

Esto es ser hombre: horror a manos llenas.
Ser —y no ser— eternos, fugitivos.
¡Ángel con grandes alas de cadenas!

El poema anterior pertenece al escritor bilbaíno Blas de Otero, uno de los mayores representantes de la poesía social en España. No obstante, este poema entra dentro de lo que sería la etapa más existencial de Blas de otero. Concretamente, estamos ante un fragmento del poemario “Ancia”, que a su vez proviene de la fusión de otros dos: “Ángel fieramente humano” y “Redoble de conciencia”.

Podemos afirmar que se trata de un poema de su etapa existencialista, puesto que trata temas metafísicos o incluso religiosos como  el sentido de la vida y la muerte, plateados en forma de preguntas cargadas de angustia y dolor hacia un Dios, que parece no contestar. Esto último se manifiesta, gracias al lenguaje tenso y dramático del que el autor hace uso. Además, ese lenguaje, que aparenta ser sencillo, encierra una serie de imágenes oníricas, que se deben a la todavía presente influencia de la vanguardia en sus versos.

A simple vista podemos apreciar que se trata de un soneto, es decir, de una estrofa clásica muy característica de Blas de Otero. Para ser más exactos diremos que tenemos ante nosotros un soneto de arte mayor con rima consonante de forma ABBA-ABBA-CDC-CDC, en el que el autor revela su  pasión de manera muy original, mediante la intrusión de cortes abruptos (Ser —y no ser—).

Para finalizar, volver a destacar la faceta existencial del poema, en la cual el autor expresa toda la angustia sufrida durante la guerra civil española que queda plasmada de forma aparente. Por otro lado, cabe mencionar que Blas de Otero fue un autor muy prolífico y durante su vida paso por distintas etapas como la social y la  religiosa.

El día del padre, aunque un poco tarde…

El día del padre, 19 de marzo es una fecha muy señalada en algunas familias. Sin embargo, como todos los años, los hijos hemos ido dejando y dejando los regalos para el último momento. Entonces salimos “disparados” en la búsqueda de un detalle más que un regalo para aquél que nos dio la vida. Basta con algo que nos llame la atención o que nos guste, ya que su función es recordarle a nuestro padre que le queremos y mucho. También es cierto que detrás de este tipo fiestas “inventadas” está el puro marketing, que busca que compremos cosas sea cual sea la razón.

Desde siempre, el marketing ha estado presente en muchas de las fiestas que celebramos, tales como San Valentín, Halloween o las mismas Navidades. Además, la gran demanda existente por parte de los consumidores es aprovechada por las empresas, que no dudan en inculcarnos la idea de que comprando sus productos nuestro padre se sentirá más orgulloso de nosotros.

Pero eso no es lo importante. En este día el padre es el protagonista y absolutamente todas las atenciones están dirigidas a él. El 19 de marzo se debe agradecer en la medida de lo posible lo que los padres hacen y han hecho por nosotros día tras día. También, he de decir que el padre resulta figura irremplazable en el crecimiento y desarrollo de todo niño, ya que nos inculcan unos valores, una forma de ser y también una base a partir de la cual debemos construir nuestra vida. Por otro lado, cabe destacar que la importancia del día del padre ha mermado en los últimos años. Quizás esto se deba a que en algunas comunidades este día ha dejado de ser festivo.

En mi opinión, el día del padre es el momento idóneo para dar gracias a nuestros padres por querernos, por cuidarnos, por esos momentos inolvidables compartidos a su lado y ante todo para recordarles que les queremos y que siempre lo haremos.

Ensayo sobre la Lectura

La lectura y yo siempre hemos mantenido una relación amor-odio, pero sin llegar nunca a la ninguno de los dos extremos. Aunque, por lo anterior parezca que no ha tenido una gran influencia sobre mí, os puedo asegurar que la lectura ha marcado mí vida.

Toda esta historia empieza muy pronto, cuando yo apenas tenía 4 años, y empieza bien. A esa edad acabé y entendí, con la incansable ayuda de mi madre, mi primer libro: Le Petit Prince. Quizás no fuera el primer texto que leía, pero si el que más me marcó. También, puede que no fuera el libro más aconsejable para un niño de esa temprana edad, pero bastó para que así lograra entrar en el selecto club de lectores. Todavía sueño con algunas de las desventuras del Principito.

Parecía que seguiría el camino de mi madre y sería un gran aficionado a la lectura, pero el destino tenía otros planes para mí e hizo que me desviara. A los seis años entré en este

colegio y lo hice con unas bases previas que no fueran las adecuadas (Poca habilidad en la lectura y ni idea de euskera en un modelo B). Pronto me puse a trabajar duro y poco a poco me puse al nivel de los compañeros en la mayoría de las asignaturas, a excepción de la lectura. Es por esto por lo que tuve que asistir a clases de apoyo y al psicopedagogo.

Todo apuntaba a que podría llegar a tener algún tipo de dislexia, pero el especialista les dijo lo siguiente a mis padres: “Al parecer su hijo tiene una especie de descoordinación: cuando lee en voz alta, sus ojos y su mente van considerablemente más rápido que lo que él dice; y esto provoca que se trabe tanto al leer, puesto que hace una lectura como de memoria. Irá desapareciendo con el tiempo”. Por esto mismo intentaba leer las cosas más y más rápido, pensando que de este modo dejaría de trabarme. No era así, ya que lo único que conseguía era dejar de prestar atención a las palabras y por ello hasta hace poco, los adjetivos “Paternal” y “Doctorial” gozaban de pleno sentido en mi cabeza unidas a las palabras “Control” y “Tesis”.

Una vez superado este “pequeño” bache, empezaba otra etapa de mi vida, que haciendo un símil con mi educación, diré que fue la E.S.O. Por culpa de lo ocurrido en el párrafo anterior, la lectura se había convertido en un esfuerzo para mí, y por ello me negaba a practicar salvo que fuera imprescindible. Me irritaba bastante leer libros que supuestamente me harían “disfrutar”, cuando eran libros literarios de difícil comprensión que trataban temas que no se asemejaban ni de lejos a mis problemas e inquietudes. No entendía como había compañeros míos que fueran capaces de pasarse  horas y horas delante de unas hojas de papel y concluyeran diciendo que esos libros les transportaban a otros mundos, donde se sentían cómodos. Quizás por esa razón, orienté mi necesidad de lectura hacia otros géneros, textos que a mi juicio fueran funcionales y de utilidad, empezando a leer revistas de divulgación, libros académicos y diferentes periódicos.

Ahora creo que empiezo una nueva etapa en mi relación con la lectura. Puede que gracias a la filosofía ahora veo la lectura como una parte imprescindible del lenguaje. Siendo el lenguaje una forma de saciar la necesidad del ser humano de comunicarse con los que le rodean. De este modo entiendo mejor la existencia de novelas, poemas, cuentos, etc. Espero que con el tiempo, haya otras etapas en las que desarrolle un mayor interés por la lectura y encuentre el camino del  que quizás nunca debí salir.De momento, soy de los que piensa que no hay peor ladrón que un libro malo y en mi vida me he encontrado con muchos… “labrones”.

La solidaridad…

Solidaridad. ¿Qué es la solidaridad? Algunos, los más entendidos, la definirían como “sentimiento de grupo que tiene su base en los objetivos comunes”. Yo por mi parte soy de los que piensa que más que un sentimiento es una cualidad propia del ser humano.

Es habitual encontrarse con gente que confunde los términos de “caridad” y
“solidaridad”. Ellos entienden que ambas se refieren a dar dinero a los pobres, pero no es así. La caridad es humillante, ya que se ejerce verticalmente y desde arriba, es decir, aquellos que tienen dan a los que no. Sin embargo, la solidaridad es completamente llana, horizontal, y por ello implica respeto mutuo.

Como bien dijo el poeta romano Publio Ovidio “La gota abre la piedra, no por su fuerza sino por su constancia”. La solidaridad es parecida esa gota, uno no se convierte en solidario de la noche a la mañana, sino que para serlo es necesario practicar día a día esta cualidad humana.

La solidaridad no se limita a dar dinero a quienes lo necesitan, es mucho más que eso. Basta con mostrar una mínima empatía hacia los que te rodean. Con empatía me refiero a mostrar un acercamiento hacia esas personas, para así lograr comprender la situación que les toca vivir y ayudarles.

Llevo once años en este colegio y si algo he aprendido durante todo este tiempo, es que lo que se siente al ayudar a alguien, ya sea alguien cercano o nuestros amigos de Puentebelice, es una de las sensaciones que más placer generan a cualquier persona.

Nube de etiquetas